Conversación 02

Friday, February 24th, 2012

Conversacion 2

En esta reunión virtual discutimos sobre nuestra situación como artistas formadas Chile trabajando en otras partes del mundo y en otras áreas del conocimiento. Nos preguntamos hasta que punto nuestro contexto es lo que define hasta en nuestras más arraigadas creencias y comportamientos. Conversamos también sobre nuestra relación con los otros, y como esta relación es fundamental para existir como “uno” (individuo).

In this virtual meeting we discussed our situation as Chilean artists working elsewhere and in other areas of knowledge. We wondered to what extent our context is what defines our most deeply rooted beliefs and behaviors. We talked also about our relationship with others, and how this relationship is fundamental to exist as “one” (individual).

 


Friday, February 24th, 2012

Rosario (M) 02


Saturday, February 18th, 2012

Los otros que percibo hoy, Rosario C.

Los otros que percibo hoy

Febrero 2012

A partir de nuestra última conversación no he podido evitar preguntarme toda la semana :¿Quienes pueden comprenderse como otro?

Creo que otro puede ser aquel que te muestra otra posibilidad de vida, y que uno reacciona a eso desde la empatía, el rechazo, el juicio, la ignorancia, la seducción, el anhelo. Sin embargo el otro debe ser percibido. ¿Pero desde el contacto? Es decir, ¿puedo comprender a otro a través sólo de un texto, una foto, una noticia?

Y los que nos son familiares ¿son otros?

Todos los otros no soy yo, pero inevitablemente mientras nos relacionamos vamos estableciendo un nosotros y eso nos va delimitando en múltiples esferas que a veces se rozan o cruzan entre sí.

Soy nosotros con mi familia

Fui y soy nosotros con mis compañeros de clases.

Soy nosotros con mis colegas.

Soy nosotros con mis amigos.

He sido nosotros con mis parejas.

Soy y he sido nosotros con mis compañeros de colegio.

Soy y he sido nosotros con mis vecinos.

Y cuando todas estas personas han pasado de ser otro a nosotros yo me he modificado.

Pero también hay otros que no conozco ni conoceré que me modifican, escritores, artistas en su mayoría.

Y hay otros que sólo remarcan su distancia conmigo.

En Chile, personas de clase socioeconómica muy distante.

Personas con herencia cultural muy distinta.

Personas con ideologías políticas y religiosas distintas.

 

Hoy, convivo entre un grupo heterogéneo de otros. De entre todos, los que en este minuto me impulsan a observar distinto son:

Mi hermano Javier, antropólogo.
   

Fernando, su relación                      Compañeras de la Universidad,                     Paula, su  presencia

con  el paisaje                                         el sentido de pertenencia

Amigos que hoy están completamente presentes en mi vida, aunque a veces pasa mucho sin saber de ellos. Con los cuales puedo desde subir un cerro hasta realizar proyectos, o simplemente estar. Siempre hay qué hablar.


Colegas y estudiantes de la Universidad

Y “otros” son sobre todo mis vecinos, vivo en un barrio lleno de inmigrantes hace dos años. Inmigrantes que en su mayoría son de escasos recursos, que han llegado a Chile buscando otras posibilidades y que acá viven en condiciones explotadas o reducidas. Pero que a través de sus costumbres, ropas y comidas van influenciando las cuadras por las que cotidianamente camino haciéndome sentir, por primera vez, distinta en mi propio barrio. Parte de un grupo complejo que se junta y rechaza a la vez.

Ellos, intentando salvar las distancias, venden e importan sus propias comidas. Cocinan e intercambian sus propias costumbres, entre los que estaban aquí “antes” y los que desde otras comunas, como yo, llegan.

Su relación con el espacio es distinta, sus casas estrechadas los empujan a habitar las calles y exponer su día a día.

Por lo que uno ya sólo caminando accede un poco a ellos.

  

Vecinos que provienen de distintos países de Latinoamérica

Hoy también, establezco un puente con tres chilenas que están en regiones del mundo distintas

                              

Nos sentimos pertenecientes a un proyecto en común, venimos de una formación académica similar, sentimos que tenemos modos de operar similares en nuestros talleres y hoy los cuestionamos.

que se relacionan metodológicamente —aunque los referentes y resultados  sean evidentemente distintos— pero hoy la diferencia de lugar nos ha hecho coincidir en un tema que, cuando estaban en Chile nunca contemplamos.

¿Podríamos ser nosotras mismas las otras de cada una ahora?

 

 


Tuesday, February 14th, 2012

Yo Como El Otro

En la antropología, el otro en un principio fue aquel que, como minoría, escapaba de la dinámica “normal” del pensamiento occidental y era necesario estudiarlo para entenderlo y así occidentalizarlo (o integrarlo, o educarlo, o civilizarlo). Eran más que nada pueblos considerados inferiores en cuanto a evolución y/o progreso, que había que investigar para conocer sus diferentes dinámicas y así “volverlos al redil” de una u otra forma… para bien de ellos. Ya con Franz Boas (por 1920 ­‐40) se comienza a hablar de multiculturalismo y a aceptar las diferencias entre grupos, considerándolas todas válidas y sin clasificarlas linealmente de inferior a superior. También se comienzan a investigar a sí mismos, es decir, los antropólogos investigan sus propios entornos, sus sociedades occidentales: la estadounidense, la inglesa, la francesa. El otro entonces se convierte en algo más cercano, más de igual a igual, pero que de todas formas es necesario confrontar para poder estudiarlo. En mi caso, durante mi vida en Chile siempre fui parte del común de la gente, del grupo mayoritario. Mis costumbres, intereses y dinámicas eran las mismas de mi entorno y no habían mayores roces. El otro venía siendo aquella persona extraña que se salía de la norma o que procedía del extranjero. Al venirme a México yo pasé a ser el otro. Yo tenía costumbres y pensamientos diferentes, yo era la que no me adaptaba por completo al medio, yo era la cuestionada directa o indirectamente por los que se hallaban a mi alrededor. Mi persona ya no era reforzada por mi alrededor sino que al contrario: contrastaba vivamente. Irónicamente, el ser el otro me llevó a interesarme por el grupo mayoritario, aquel del que me sentía ajena, para tratar de comprenderlo y comprenderme a mí misma en mi diferencia, para hallar nexos de comunicación que nos permitieran acercarnos sin perder la esencia ni uno ni “los otros”. Yo soy el otro y debido a este cambio de contexto creo que mi situación ya no cambiará ni siquiera en Chile. Ya soy producto de una mixtura de culturas que me diferencia de mi familia, de mi entorno primero, y me siguen diferenciando de los mexicanos. Eso sí, a pesar de las crisis, creo que gracias a eso he podido tomar real consciencia de quién soy y qué quiero de la vida, independiente de todo.


Wednesday, February 8th, 2012

Mis Otros – Paula



All content © Copyright 2018 by Conversacion de Campo.